Hoy es un nuevo comienzo, es el mejor día para confiar en el Señor.

 

´Todos los seres humanos estamos propensos a vivir situaciones tristes en nuestro diario vivir. Muchas veces estamos cansados y agotados por diferentes procesos o pruebas que debemos enfrentar. Dios nos insta a través de su Santa palabra a vivir con fe, confiando en todas las promesas que Él nos ha regalado.

Marcos 11:22-24

No podemos olvidar las maravillas que ha hecho nuestro Dios con cada uno de nosotros, no podemos rechazar tal amor que Dios nos ha brindado. Si miras a tu alrededor seguro encontrarás una razón por la que puedes dar gracias al Creador. No importa la situación que nos oprima, no importa la adversidad del camino, Dios nos invita a tener fe, aunque sea como un grano de mostaza. No debemos dudar porque la duda es pecado. También debemos perdonar a quienes nos han ofendido, no es bueno guardar rencor en nuestro corazón. El siguiente pasaje bíblico nos invita a tener fe.

Marcos 11:22-24 Traducción en lenguaje actual (TLA)

22 Jesús les dijo:

—Confíen en Dios. 23-24 Les aseguro que, si tienen confianza y no dudan del poder de Dios, todo lo que pidan en sus oraciones sucederá. Si le dijeran a esta montaña: “Quítate de aquí y échate en el mar”, así sucedería. Sólo deben creer que ya está hecho lo que han pedido

Salmo 51:1-3

 Ten piedad de mí, oh Dios, conforme a tu misericordia;

Conforme a la multitud de tus piedades borra mis rebeliones.

Lávame más y más de mi maldad,

Y límpiame de mi pecado.

Porque yo reconozco mis rebeliones,

Piedad: benevolencia, benignidad, bondad, compasión, misericordia, es lo que pide el salmista a Dios, reconociendo que dentro de sí habìa  multitud de rebeliones, pide que éstas sean borradas, lavadas, limpieza del pecado,  pero lo más importante reconocía sus rebeliones.

Rebeliones: pecado, prevaricación

Prevaricación: impío. Inicuo. Malo, iniquidad, pecado, transgresor

Muchas veces nosotros como seres humanos nos comportamos de manera incorrecta, hacemos cuanto nos antojamos sin hacer diferencia de lo bueno y lo malo.  Hay ocasiones que ni siquiera reconocemos lo malo que hacemos, vamos por el mundo sin asumir responsabilidades, sin importar a quién le hacemos daño, lo importante es satisfacer nuestros propios deseos, pero lo que màs ignoramos es que cada acto malo que hacemos, traerá su consecuencia tarde o temprano y tendremos que dar cuenta ante Dios por todo lo que hacemos.

Es bueno reconocer nuestros errores y presentarnos delante de Dios, a pedir perdón por nuestros pecados,  Él conoce nuestras debilidades, y nos puede ayudar en a vencer cada una de ellas.

David, luego que el profeta Natàn fue a verlo por haber cometido adulterio con Betsabè, reconoce su pecado y pide misericordia, pero hubo serias consecuencias en la vida de David y en sus generaciones posteriores.

Te invitamos a observar el siguiente  video para apreciar este interesante salmo de David. 

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.