El arco Iris: La señal de pacto entre Dios y toda la humanidad.

“El Arco Iris, Señal de Dios…” Definitivamente el mundo y todo los que lo conforma hemos entrado a un tiempo donde la incertidumbres y el stress están en la palestra del día a día de la humanidad, por un lado la Pandemia “Covid-19”

quien hizo su aparición trayendo muerte a su paso y de la cual aún se desconoce con exactitud las vacunas preventivas y los medicamentos restauradores, sumado a los daños con que genéticamente pudiera quedar la humanidad o venir a las futuras generaciones de quienes en algún momento sean afectados por esta Virosis.

Por otro lado la lucha de las Naciones conocidas como Súper Potencia por mantener la supremacía en el Globo Terráqueo, La Guerra entre naciones y de manera irremediable la alteración negativa de las economía de los continentes y las naciones que los conforman.

 

Todas estas cosas han obligado a los líderes de las grandes naciones a negociar entre ellos, creando; “Pactos; del latín pactum, es un acuerdo, alianza, trato o compromiso cuyos involucrados aceptan respetar aquello que estipulan.

El pacto establece un compromiso y fija la fidelidad hacia los términos acordados o hacia una declaración; por lo tanto, obliga al cumplimiento de ciertas pautas.”

unilaterales  en busca de posible soluciones entre ellas la paz del mundo y el apoyo entre naciones,

sin embargo pareciera que son mayores los problemas y los conflictos, lógicamente, conforme  a la ley de causa y efecto, toda acción tiene una consecuencia para bien o para mal, y no solo entre países, sino también entre esposos, hermanos, amigos y vecinos, siendo quienes a final de cuenta somos afectados.

Ante este panorama la humanidad se interesa cada día, mas por; Conocer, Ir y Establecer una relación con su Creador, cada vez resulta más necesaria la labor de los pacificadores.

Se trata de personas que procuran la paz y no hay uno más grande y de mayor impacto que Dios, Solo en nuestro Creador; No  hay ambición y antepone su Amor por la Humanidad para Salvación del Hombre.

Los problemas, dificultades y tristezas pueden ser parte de tu vida diaria, les consideramos adversidades o pruebas a las que somos sometidos, se reflejan en nosotros, en nuestra familia o trabajo, hay momentos en que parecen cobrar más fuerza y todo indica que los desastres que causará serán irremediables e incluso se puede llegar a pensar que no saldrás bien de ésta;

Sin embargo  recordemos que Dios nunca nos abandona y sumado a Su Amor es un Dios de Pacto, el arco iris es un símbolo de esperanza para nosotros, con el Dios nos recuerda que así como la tormenta tuvo un inicio también tendrá un final y lo mismo sucederá con tus problemas.

La aparición de esta escena maravillosa en el cielo es señal de que la tormenta ha cesado, pero para nosotros que amamos a Dios es señal de su fidelidad.

“Y dijo Dios: Esta es la señal del pacto que yo establezco entre mí y vosotros y todo ser viviente que está con vosotros, por siglos perpetuos:  Mi arco he puesto en las nubes, el cual será por señal del pacto entre mí y la tierra.” Génesis 9:12-13…. Hoy te Invito;

Confiemos en Dios y en sus promesas, porque como buen Padre y fiel Amigo estará con nosotros hasta

el último instante y no dejará que caigamos a pesar de que la tierra tiemble o que los vientos sean fuertes. “No dará tu pie al resbaladero, Ni se dormirá el que te guarda.” Salmos 121:3.

Descansa en los brazos de Dios con la certeza de que en tiempos como los que hoy vivimos sus promesas están más que nunca vigentes, el arco iris de esperanza saldrá para Todos.

Cada vez que veas un arco iris, recuerda: ¡Habrá un mañana y será mejor si confías en Dios!.

Dios se compromete en un pacto con Noé y sus descendientes, diciendo que nunca va a destruir la tierra, Dios da el arco iris como señal de Su promesa.

Aunque la tierra ha cambiado radicalmente, los propósitos de Dios siguen siendo los mismos. Él repite Su bendición y Sus promesas de que Noé y sus hijos serán fecundos y se multiplicarán y llenarán la tierra (Gn 9:1). Él ratifica Su promesa de provisión de alimento por medio del trabajo (Gn 9:3). A su vez, Él establece

 

requisitos de justicia entre los humanos y para la protección de todas las criaturas (Gn 9:4–6).

Dios se refiere al “Arcoíris”  como un arco, una herramienta de batalla, pero “aquí el arco del guerrero está colgado, y no apunta a la tierra” …  “

El símbolo de la guerra y la hostilidad divina se ha transformado en una señal de reconciliación entre Dios y el hombre” El arco colgado se alza desde la tierra hacia el cielo, extendiéndose en los horizontes. Un instrumento de guerra se convierte en un símbolo de paz por medio del pacto de Dios con Noé. Amen.

Un comentario

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.