Biden ordena a las escuelas de EE. UU. Que adopten una política de baños para personas transgénero

El presidente electo de Estados Unidos, Joe Biden, está ordenando a las escuelas de todo el país que

adopten una política de apoyo a los estudiantes transgénero, que les permita participar en actividades

deportivas y también hacer uso de los baños y vestuarios de acuerdo con su “identidad de género”.

El reglamento es parte de una orden ejecutiva que tiene como objetivo “prevenir y combatir la

discriminación basada en la identidad de género u orientación sexual”, firmado por Biden y publicado en

el sitio web oficial de la Casa Blanca, el miércoles pasado (20).

“Los niños deben poder aprender sin preocuparse de si tendrán acceso al baño, al vestuario o al deporte

escolar”, dice el nuevo despacho, difundido el primer día de su mandato.

La orden es una fuerte señal de que el Departamento de Justicia la hará cumplir bajo el Título IX, que

condena la discriminación basada en el género, y las escuelas que no cumplen con las regulaciones

están en peligro de perder fondos gubernamentales.

Empresas

La orden también exige un trato igual, “independientemente de la identidad de género u orientación sexual” en el lugar de trabajo y en los entornos de atención médica.

“Todos deben ser tratados por igual ante la ley, independientemente de su identidad de género u orientación sexual”, decía el documento.

La orden apunta al caso de la Corte Suprema Bostock v. El condado de Clayton (2020), donde la corte

confirmó el Título VII de la Ley de Derechos Civiles de 1964, que prohíbe la discriminación “por … sexo”

que incluye la discriminación basada en la identidad de género y orientación sexual.

En el nuevo orden, Biden destacó que la discriminación basada en la identidad de género y la

orientación sexual a menudo se asocia con la discriminación basada en la raza o la discapacidad.

Con eso, los jefes de empresas estarán obligados a reevaluar sus políticas que abordan el Título VII o cualquier ley que prohíba la discriminación sexual.

Histórico

La inclusión de deportistas transgénero en las actividades deportivas escolares fue un tema que calentó

un gran debate el año pasado, cuando 17 estados presentaron proyectos de ley para restringir la

participación de deportistas en deportes de sus respectivos géneros, designados al nacer. Solo uno de ellos se convirtió en ley en Idaho.

En su primer día oficial de gestión, Joe Biden firmó una nueva orden que protege la agenda transgénero en Estados Unidos. (Foto: AP)

La administración Trump intentó prohibirlo, pero un juez federal bloqueó temporalmente su

implementación después de una demanda de la Unión Estadounidense de Libertades Civiles (ACLU).

La administración Trump también intervino en Connecticut, cuando el Departamento de Educación de

los Estados Unidos (DOE) concluyó que una ley que permitía a los niños de secundaria que decían ser

niñas competir en equipos deportivos femeninos, violó el derecho de las niñas designadas en el

nacimiento, incluso garantizado por el propio Título IX.

El DOE amenazó a las escuelas de Connecticut con retirar fondos públicos o enfrentar acciones legales

, pero no sucedió nada. El gobierno intervino para apoyar el caso de varias niñas cisgénero que buscan

bloquear la política estatal. Los demandantes argumentaron que los atletas transexuales (hombres que

se convirtieron en mujeres) tenían una ventaja física injusta sobre otras competidoras. El caso aún no se ha decidido.

El año pasado, un grupo de senadores republicanos presentó un proyecto de ley que revocaría los fondos federales para las escuelas que permitían a los niños que se declaraban

“niñas transgénero” competir en deportes femeninos, pero no llegó muy lejos. La exsenadora Kelly

Loeffler, republicana por Georgia, quien copatrocinó el proyecto, destacó una disputa en Connecticut,

donde dos concursantes, que nacieron hombres pero fueron identificadas como mujeres, ganaron 15 campeonatos estatales femeninos.

Erin Buzuvis, profesora de la Facultad de Derecho de Western New England, especializada en género y

discriminación en la educación y el atletismo, dijo a Associated Press que el caso de Connecticut podría “evaporarse” si el nuevo gobierno no quiere presionarlo.

“La situación en Idaho es diferente porque es una ley estatal que está siendo cuestionada bajo la

doctrina de protección igualitaria”, dijo Buzuvis. “Esto podría establecer algún tipo de estándar nacional

sobre qué tipo de políticas pueden tener o no los estados. Pero eso no significa necesariamente que el caso diga: ‘Ésta es la única política que deben tener todos los estados’ ”.

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *