China aprovecha pandemia para destruir iglesias

A pesar de todo lo que está causando la pandemia del coronavirus en el cual hace unos meses surgió desde china y que hoy es una pandemia mundial el gobierno y el partido comunista chino están aprovechando estos eventos para perseguir aún más al pueblo cristiano que valientemente sigue en las calles orando y predicando es el caso esta vez del derribo de varios templos denunciado por congregantes y pastores.

El gobierno chino está aprovechando la cuarentena y el poder para intervenir en templos tanto católicos como cristianos evangélicos con el fin de eliminar cualquier objeto o símbolo que contenga el nombre de cristo y el sacrificio que hizo en la cruz también han sido destruidas millones de biblias ya que el comunismo la cataloga como peligrosa para el control social

Pastores y ministros de todo el mundo que están siguiendo de cerca esta nueva arremetida contra el pueblo cristiano dicen que estamos en el comienzo de una persecución mundial si los intereses de china se siguen propagando por el mundo.

A pesar de la crisis mundial causada por el nuevo coronavirus, Covid-19, el gobierno y el partido comunista que gobierna el país continúa imponiéndose contra la comunidad cristiana, intensificando las persecuciones.

Según el Pastor ministerio International Christian Concern, son muchas las quejas de las redes sociales videos y denuncias sobre como el gobierno chino aprovecha la ausencia de personas en los templos motivado por la cuarentena para derribar y destruir gran cantidad de iglesias cristianas,

En imágenes difundidas puede verse como son demolidas y quemadas algunas iglesias mientras los servicios no han dejado de hacerse de manera online en casi todo el mundo, los cristianos en china comentan que sienten que el coronavirus es un pretexto para aumentar aún más la persecución y la destrucción de la iglesia cristiana, comentan que aun con miedo no cesaran en predicar la palabra de Dios

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.