“De oídas te había oído; Mas ahora mis ojos te ven. Job 42:5”

 

El Desconocimiento o Ignorancia es algo que me preocupa y me obliga estar alertar, el mundo y la maldad logra desvirtuar la realidad, haciéndonos creer que lo que vemos o sentimos es la verdad, la maldad se presenta con antifaz ocultando los objetivos de cada uno de sus secuaces.

El Señor Jesús nos advierte; “Que el mismo Satanás se disfraza como ángel de luz (2da Corintios 11:14), aquí debemos reflexionar en lo imprudentes que somos al menospreciar al enemigo, hartándonos de creer que le conocemos o que le hemos vencido, cuando realmente nunca hemos visto su rostro y por ende nunca le hemos conocido.

Por el contrario, en Job nos encontramos con la descripción de un momento sublime, para entender lo que sucedía es necesario tomar en cuenta los 4 versículos anteriores y los 3 posteriores, solo así podemos entender y maravillarnos en lo que Job Describe.

“Respondió Job a Jehová, y dijo: Yo conozco que todo lo puedes, Y que no hay pensamiento que se esconda de ti. ¿Quién es el que oscurece el consejo sin entendimiento? Por tanto, yo hablaba lo que no entendía; Cosas demasiado maravillosas para mí, que yo no comprendía.

Oye, te ruego, y hablaré; Te preguntaré, y tú me enseñarás. De oídas te había oído; Mas ahora mis ojos te ven. Por tanto me aborrezco, Y me arrepiento en polvo y ceniza.  Y aconteció que después que habló Jehová estas palabras a Job, Jehová dijo a Elifaz Temanita: Mi ira se encendió contra ti y tus dos compañeros; porque no habéis hablado de mí lo recto, como mi siervo Job.

Ahora, pues, tomaos siete becerros y siete carneros, e id a mi siervo Job, y ofreced holocausto por vosotros, y mi siervo Job orará por vosotros; porque de cierto a él atenderé para no trataros afrentosamente, por cuanto no habéis hablado de mí con rectitud, como mi siervo Job.” Job 42: 1 al 8.

Job tuvo el privilegio de oír al Señor Jehová, sino que también lo vio y al verlo ratifico: Reconocimiento y obediencia al Señor, mientras que Jehová  por el contrario advirtió a Elifaz Temanita  que para ser perdonados requerían presentar sacrificio y la intercesión de Job en Oración. Amén.

A…G.

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.