Debemos ser buenos hijos respetando y dándole el lugar que se merecen nuestros padres.

Vivimos tiempos difíciles, nuestra sociedad se enfrenta hoy más que nunca a la carencia de valores morales, éticos y cristianos.  Uno de los problemas a los que se enfrenta nuestra generación es al mal trato que se le da a sus padres, sobre todo los ancianos, se han escuchado de muchos casos en que los hijos abandonan a sus padres porque estos ya son muy ancianos, y hay que dedicarles atención especial. Lo que muchos hijos no recuerdan es que esos padres dieron su juventud por cuidar de ellos cuando estaban pequeños, que estuvieron ahí cuando eran niños y se enfermaban, eran sus padres los que velaban por su salud y bienestar.

Hay hijos que son malagradecidos, y no reconocen el esfuerzo que hicieron sus padres para sacarlos adelante, para alimentarlos, para darle una vida digna y hasta una buena educación que los convirtiera en profesionales, con excelentes carreras universitarias, pero esos hijos olvidaron todo aquello. En un asilo de ancianos en la ciudad de Panamá convivían muchos ancianos que habían sido llevados, cada uno de estos inquilinos tenían y contaban la misma historia, uno de ellos decía que había sacrificado su juventud trabajando para pagar la universidad de sus 4 hijos, y estos lo habían llevado a aquel lugar para ancianos, y que no lo iban a visitar, solo llegaban al lugar a pagar la mensualidad, y no eran capaces de siquiera saludarlos.

La Biblia que es la palabra de Dios nos habla de honrar a nuestros padres, de hecho este es el primer mandamiento con promesas. Las Promesas son que al que cumpla con esto le irá bien, y tendrá larga vida sobre la tierra.  Efesios 6:2-3   Honra a tu padre y a tu madre, que es el primer mandamiento con promesa;  para que te vaya bien, y seas de larga vida sobre la tierra

La Biblia es más enfática aún, en el siguiente versículo que se encuentra en el libro de Proverbios 20:20 Al que maldice a su padre o a su madre, se le apagará su lámpara en oscuridad tenebrosa.

Un comentario

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *