Dios nos enseña a través de su Palabra que debemos confiar y saber que ÉL tiene todo bajo control.

Cuando la tierra tiembla y sus habitantes viven en caos, yo soy quien mantiene firme sus cimientos. Salmos 75:3.

”Despierta el Gigante que Llevas en Ti, Aviva El Poder Que Yace Dormido Dentro de Ti”

“Más Jehová está conmigo como poderoso gigante; por tanto, los que me persiguen tropezarán, y no prevalecerán; serán avergonzados en gran manera, porque no prosperarán; tendrán perpetua confusión que jamás será olvidada”. Jeremías 20:11.

La mayor de todas la bendiciones es; “Tener a Dios con Nosotros”, desde el principio el Señor Siempre ha acompañado a su Creación, personajes como; Adán, Eva, Caín, Abel Noé, Moisés, Abraham y David entre otros tantos, conocieron la presencia y poder de Dios, tuvieron la oportunidad de; Caminar, Observar, Compartir, Conversar y experimentaron el poder de Dios para darle solución a una situación.

David es una de las Mayores expresiones de Fe y Confianza en el Creador en una situación de riesgo, su vida y la libertad de toda una Población estaba en juego, sin embargo su Confianza en Jehová Dios Padre Creador, le hizo manifestar a su oponente: “Entonces dijo David al filisteo: Tú vienes a mí con espada y lanza y jabalina; mas yo vengo a ti en el nombre de Jehová de los ejércitos, el Dios de los escuadrones de Israel, a quien tú has provocado. Jehová te entregará hoy en mi mano, y yo te venceré, y te cortaré la cabeza, y daré hoy los cuerpos de los filisteos a las aves del cielo y a las bestias de la tierra; y toda la tierra sabrá que hay Dios en Israel.  1ra. de Samuel 17: 45-46.

Al detallar los versículos anteriores encontramos un David que a pesar de las desventajas física que parecía tener ante su oponente, nunca se intimido, por el Contrario con Voz de Autoridad Respondió al agresor: “Vengo a Ti en el nombre de Jehová de los Ejércitos” dejaba asentado que todo respaldo de Victoria venia del Poder de Dios, su confianza en considerarse más que vencedor no solo le permitió decir donde residía su poder, sino que también lo que haría con el después de haberlo vencido, pero no conforme con esto su mayor deseo era manifestar la presencia de DIOS en la Tierra. Sabemos lo que debemos hacer para triunfar en la vida, buscar dirección en Dios. Sin embargo nos cuesta, son pocos los que lo hacen. Deberíamos tener el control de nuestra vida, no dejar que la circunstancias desvíen nuestra atención de Dios. Amén.

A…G.

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.