En toda situación  que atravesemos debemos poner nuestra confianza en Dios. En la vida.

Afrontamos momentos difíciles, situaciones que se nos presentan a Diario, y en muchas ocasiones logran desanimarnos, nos llevan a pensar que estamos solos, inclusive muchos han llegado a perder la fe, y la esperanza.

A lo mejor haz pasado momentos difíciles, dificultades económicas, situaciones sentimentales, la traición de tu pareja o de un amigo. Pero en este momento vengo a decirte que no estás solo aunque todos te abandonen Dios se queda contigo, aunque no lo veas con tus ojos naturales, Él permanece ahí dispuesto a ayudarte, a consolarte en los momentos de pruebas el libro de los Salmos capítulo 27 versículo 19 dice;  Aunque mi padre y mi madre me dejaran,
Con todo, Jehová me recogerá.

Por eso podemos estar seguros que las promesas de Dios son reales, y aunque se levanten los enemigos en contra nuestra, nuestro creador es más poderoso Él nos esconderá y nos guardará.

Te invitamos a leer el siguiente salmo, sé que será de edificación para tu vida.

Samos 62:1-7 Espero en silencio delante de Dios,
porque de él proviene mi victoria.
Solo él es mi roca y mi salvación,
mi fortaleza donde jamás seré sacudido.

¡Cuántos enemigos contra un solo hombre!
Todos tratan de matarme.
Para ellos no soy más que una pared derribada
o una valla inestable.
Piensan derrocarme de mi alta posición.
Se deleitan en decir mentiras sobre mí.
Cuando están frente a mí, me elogian,
pero en su corazón me maldicen.

Que todo mi ser espere en silencio delante de Dios,
porque en él está mi esperanza.
Solo él es mi roca y mi salvación,
mi fortaleza donde no seré sacudido.
Mi victoria y mi honor provienen solamente de Dios;
él es mi refugio, una roca donde ningún enemigo puede alcanzarme.

 

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.