Familia de migrantes evangélicos, tratan de cruzar el Río bravo, hacen una oración para que Dios les ayude a llegar a Estados Unidos.

 

”Migración; Maldición o Bendición”…

“Esforzaos y cobrad ánimo; no temáis, ni tengáis miedo de ellos, porque Jehová tu Dios es el que va contigo; no te dejará, ni te desamparará”. Deuteronomio 31: 6.

Desde el principio de la humanidad el hombre por razones inherentes a la búsqueda de bienestar económico y social o por razones forzadas, migran desde sus ciudades natales a ciudades o zonas que consideran serán de; Seguridad, provecho y bienestar familiar.

Son millones las personas que diariamente se desplazan de un lado a otro, algunos lo hacen por instinto o convicción propia, otros bajo la dirección o estimulación de lo espiritual, tal fue el caso de Abraham;

”Pero Jehová había dicho a Abram: Vete de tu tierra y de tu parentela, y de la casa de tu padre, a la tierra que te mostraré.

Y haré de ti una nación grande, y te bendeciré, y engrandeceré tu nombre, y serás bendición. Génesis 12:1-2.

 

 

Familia de migrantes oran antes de lanzarce a las caudalosas aguas del Río bravo

 

En cualquiera de los casos es un cambio que genera esperanzas, la Fe se pone de manifiesto en todos los niveles de la familia y de manera particular en quien tiene el deber de dirigir la familia o grupo.

Como todas las cosas la migración trae consigo consecuencia para bien o para mal, y esto normalmente sucede por el poco conocimiento que se tiene con respecto al sitio de destino.

El afán y los comentarios envolventes, restan la posibilidad de indagar o investigar los aspectos Culturales, Sociales, Legales y Hasta Religiosos que componen el sitio donde se llegara y a lo que se debe enfrentar cada migrante.

La migración puede ocurrir dentro de las fronteras de un mismo país, o de un país a otro.

En este último caso, el movimiento de la población hacia un país se denomina inmigración.

 

migrantes orando antes de lanzarce a las aguas para alcanzar “El sueño americano”

Muchas son las expectativas que se conciben, vicisitudes, impedimentos o adversidades que desde el mismo principio pueden encontrar al paso, no es fácil, son pocos los que son recibidos con los brazos abiertos, pero lo realmente cierto es que son muchos los países que deben su desarrollo económico y cultural a la migración.

El ir a otro país te da la oportunidad de  vivir la experiencia multicultural, se pone en práctica la educación y los valores aprendidos en casa. Algunos estudiosos de la materia consideran que los aspectos más fuertes a vencer son:

La Xenofobia y los Aspectos Culturales Religiosos, mientras que las mayores ventajas Nos pide;  “Y no angustiarás al extranjero; porque vosotros sabéis cómo es el alma del extranjero, ya que extranjeros fuisteis en la tierra de Egipto.” Éxodo. 23:9. Amen.

A…G.

A  continuación les dejamos el vídeo completo para que lo vean.

Un comentario

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *