Hay cosas que valen mucho más que el dinero y los bienes materiales.

Proverbios 30:8 dice: Vanidad y palabra mentirosa aparta de mí; No me des pobreza ni riquezas; Mantenme del pan necesario.

Vivimos en tiempos difíciles, en un mundo netamente materialista y competitivo, donde las personas procuran obtener la felicidad basada en bienes materiales y el poder económico, eso es lo que nuestra sociedad nos ha enseñado, que  la felicidad se encuentra en los bienes que podamos poseer.

Muchas personas a diario reniegan de la vida y hasta de Dios, Personas con el afán del dinero apartan su corazón de Dios.

1 Timoteo 6:8-10 dice: “Así que, teniendo sustento y abrigo, estemos contentos con esto.

Porque los que quieren enriquecerse caen en tentación y lazo, y en muchas codicias necias y dañosas, que hunden a los hombres en destrucción y perdición; porque raíz de todos los males es el amor al dinero, el cual codiciando algunos, se extraviaron de la fe, y fueron traspasados de muchos dolores”.

   En un entorno lleno de quejas pensando que lo más valioso es el dinero, es cierto necesitamos el dinero para sufragar gastos, y darle una calidad de vida a nuestra familia, en realidad el mensaje que quiero dejar es que seamos agradecidos por lo que Dios nos regala, y veamos lo afortunado que somos en tener un hogar, hijos sanos, el amor, etc.

Recuerdo una vez que estaba en un hospital infantil en la ciudad de Panamá, en ese momento llegó un auto muy  fino valorado de 200 mil dólares,

de aquel auto que era conducido por un conductor personal, bajó una dama muy elegante y refinada, también había un niño con parálisis cerebral el que utilizaba una silla de ruedas, ellos venían a recibir terapia física para aquel niño.

Al preguntar quién era aquella dama, pude escuchar que era una mujer con mucho dinero prominente empresaria y multimillonaria,

pero que triste para aquella mujer que su único hijo no era un niño que gozara de buena salud, quizás ella hubiese dado toda su fortuna por ver  a su hijo jugar y ser feliz.

Esto nos  deja una enseñanza hay cosas más valiosas que todo el dinero del mundo, seamos agradecidos por todo lo que Dios nos ha dado.

ser agradecidos nos abrirá puertas y  Dios es fiel y justo para suplir todas nuestras necesidades. Filipenses 4:19 dice: Mi Dios, pues, suplirá todo lo que os falta conforme a sus riquezas en gloria en Cristo Jesús.

2 comentarios

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.