La sangre te hace pariente, la lealtad te hará familia de verdad

La sangre te hace pariente, la lealtad te hará familia de verdad

Cuando nos referimos a vínculos familiares en la sociedad, nuestros primeros lazos de consanguinidad se establecen en nuestro núcleo familiar y esto es considerado por las normas de la moral correcta. Debido a esto es necesario cuidar las relaciones con nuestros familiares, con quienes compartimos genes biológicos.

Pero también debemos mencionar que muchas veces estas relaciones familiares no funcionan como queremos, y hemos podido encontrar amigos que se han convertido en familia, a pesar de no compartir lazos de sangre, si nos une un lazo de amor, lealtad y compañerismo.

Esto no significa que debamos negar o apartar a nuestros familiares, al contrario debemos tratar de vincular y hacer crecer esos lazos y agradecer lo que han hecho por nosotros.

Es cierto que los lazos de sangre jamás podrán borrarse, si se van debilitando debido a situaciones y la falta de lealtad que muchos muestran, hacia los otros. Los sentimientos deben ser recíprocos porque siempre involucran a dos personas.

Aunque suene un poco mal muchas veces encontramos confianza, entendimiento, respeto, aprecio, independencia y compañerismo en las personas de afuera, y en nuestra familia de sangre es difícil encontrar.

Hay amigos que se han convertido en más que hermanos, se han ganado nuestro cariño y aprecio, han estado junto a nosotros en los peores momentos de nuestra vida, acompañándonos, brindándonos su apoyo incondicional y regalándonos amor y cariño.

A esos amigos debemos apreciarlos y conservar esa amistad, sobrellevar, y tratar de solucionar cualquier situación que se presente en el camino. Hoy es difícil encontrar una amistad sincera así que quien la tenga debe procurar conservarla.

En todo tiempo ama el amigo, Y es como un hermano en tiempo de angustia. Proverbios 17:17

Hoy dedicamos estas líneas a todo aquel que tenga un amigo, y que sabe ser un buen amigo.

El hombre que tiene amigos ha de mostrarse amigo; Y amigo hay más unido que un hermano. Proverbios 18:24

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.