Las computadoras serán implantadas en cerebros humanos para 2029, dice el director de Google.

El futurista Ray Kurzweil, director de ingeniería de Google, reveló que para 2029 la inteligencia artificial habrá superado la inteligencia humana, con la llamada singularidad tecnológica establecida.

En este momento en el futuro, las computadoras tendrán inteligencia humana y podrán implantarse en el cerebro de las personas, dijo Kurzweil en el festival de cultura y tecnología South by Southwest en Texas (EE. UU.).

“Las computadoras se colocarán dentro de nuestros cerebros y se conectarán a un sistema en la nube, expandiendo quiénes somos”, dijo.

Según Kurzweil, este nivel de unión entre los seres humanos y la tecnología hará que las personas sean “más divertidas, más atractivas y mejorará todas las cosas que valoramos en los seres humanos”.

 

Ray Kurzweil en una conferencia en la Universidad de Rhode Island, Estados Unidos. (Foto: Mike Salerno / URI)

 

Sin embargo, los expertos en bioética y teólogos temen un futuro monopolio tecnológico y control sobre la humanidad. “Una élite tecnológica tiene la intención de decidir cómo debería pensar y actuar el resto del mundo, lo que podría provocar graves abusos y deformaciones”,

dijo a The Christian Post el teólogo Fay Voshell, maestro del Seminario Teológico de Princeton.

El cree que la singularidad tecnológica predicha por Kurzweil no solo tiene el noble objetivo de satisfacer las necesidades físicas o mejorar las cualidades de las personas, sino que implica la creación de una conciencia mundial única.

“Los seres humanos serán como máquinas programadas, expertos en un estado universal y homogéneo”, dijo Voshell. “Este transhumanismo dará como resultado una eliminación total de la identidad humana, dada por Dios de una manera única”.

El doctor Dennis Sullivan, director del Centro de Bioética de la Universidad de Cedarville, cree que la predicción de Kurzweil va más allá de los principios éticos y bíblicos.

“Teológicamente, esto es como una bofetada en la cara de Dios, quien, después de crear al hombre, vio que” esto era muy bueno “. Es como si estuvieran diciendo:” No es tan bueno, podemos hacerlo mejor “.

Al preguntarle si esta filosofía podría clasificarse como parte del sistema del Anticristo, Sullivan está de acuerdo. También Patrick T. Smith, profesor de teología filosófica y ética en el Seminario Teológico Gordon Conwell.

“Incluso si la tecnología pudiera entregar a todos los cuerpos humanos la mitad de las capacidades del cuerpo glorificado por Jesucristo,

algo de lo que no dudo, no podrá liberar a las personas de su preocupación pecaminosa por el ego”, dice.

Según Smith, la preocupación por el desempeño humano perfecto “siempre será la mayor fuente de infelicidad de las personas”

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *