Madre de 98 años se muda a un asilo para cuidar a su hijo de 80 años.

 

 

Ada Keating es una mujer de 98  años de edad,  residente de Wavertree, Merseyside Inglaterra, sorprendió a sus vecinos al tomar la decisión de mudarse a una residencia de ancianos, donde vive su hijo de 80 años. Ella hizo esto por el gran amor que le tiene a su hijo Tom, “Nunca dejas de ser madre” dijo la señora Keating.

Su hijo Tom, fue llevado a este asilo llamado “Residencia de Moss View care Home” ubicado en Liverpool, Ada y su hijo Tom siempre habían convivido juntos, son inseparables y antes de su retiro Tom, era pintor y decorador de los servicios de construcción de He Simm. La señora Ada fue enfermera auxiliar del Mill Road Hospital. Ella junto a su fallecido esposo, Mr Harry, concibieron cuatro hijos.

Tom nunca se casó, siempre vivió junto a sus padres, pero luego de su retiro fue internado en el hogar para ancianos, lo que llevó a su madre a mudarse al lugar, lo que causó asombro y a la vez admiración por parte de los trabajadores del centro. Los que expresan que la madre de 98 años y su hijo de 80, son inseparables, aunque no es una situación común, dicen que se sienten a gusto al tener esta escena de amor diaria, y que harán todo lo posible para que la estadía de ellas sea la mejor.

Ambos son felices

“Le doy las buenas noches a Tom, en su habitación, y en al despertar voy a desearle buen día” dijo la señora Keating, a una enfermera del lugar.  Por otra parte Tom se muestra felíz de gozar de la compañía y cuidados de su anciana madre. “Todos son muy buenas personas aquí, y yo estoy muy feliz de ver a mi madre junto a mí. Aunque a veces ella me dirá: “¡Compórtate!” pero es muy buena cuidando de mí.” Dijo El anciano al referirse a su madre.

Esta historia llena de emoción y alegría a muchas personas, y podemos resaltar el gran amor de una madre hacia sus hijos, que nunca termina sino que cada día va en aumento. La madre es un ser único que nos dejó Dios para darnos todo su amor y cariño. Debemos valorarlas y brindarles ese amor y cariño.

5 comentarios

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.