Mi papá me abandonó pero mi abuelo se quedó conmigo hasta el fin de sus días.

Muchos niños han sido abandonados por sus padres biológicos, muchos hombres se han marchado al enterarse que su pareja ha quedado embarazada. Es una tristeza que hayan hombres tan irresponsables que no sepan valorar la bendición que es tener a un hijo.

Pero hoy mostramos la otra cara de la moneda, y dedicamos este espacio a todos esos abuelos valientes que se han hecho responsables de cuidar de sus nietos, aún no teniendo una obligación de hacerlo han tomado la responsabilidad de criar y mantener a sus nietos.

Imagen ilustrativa tomada de internet.

Contaremos el relato de un seguidor.

 

“Cuando tenía 3 meses de nacido mi padre se fue de la casa, abandonado a mi mamá, a mi hermana  y a mí; mi madre tuvo que hacerse cargo de los gastos del hogar, mi padre nos abandonó porque decía que su lugar no era estar con nosotros.

De esa manera quedamos mi hermana mi madre y yo, solos contra el mundo, pero apareció mi abuelo el padre de mi madre, para jugar un papel importante y fundamental en nuestras vidas. Nadie le pidió que lo hiciera pero él con amor tomó la decisión de cuidarnos y darnos esa figura paterna que tanto necesitábamos.

Fue mi abuelo que me enseñó a montar bicicleta, era quien nos regañaba fuerte cuando intentábamos decir mentiras, o alguna grosería, fue quién nos llevaba de paseo al río y nos decía como debíamos nadar. Fue mi abuelo quien pagaba nuestra educación y junto a mi madre estaba ahí en los momentos de enfermedad.

Aunque hubo un hombre cobarde que nos abandonó también llegó un valiente que supo sacarnos adelante, darnos una buena educación y fue quien estuvo allí con nosotros hasta el último aliento.

Hoy lo recuerdo con amor con ternura, y agradezco a Dios haberme prestado ese abuelo tan maravilloso, que supo enseñarme a ser un hombre honrado y educado”.

6 comentarios

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *