Millonario Cristiano utiliza su fortuna para ayudar a niños pobres

Un hombre millonario cristiano ha decidido invertir su fortuna en los niños pobres de la calle y niños abandonados de su pais, a quienes les provee de casa, vestimenta, alimentación y educación.

Charles Mully, un hombre que experimentó la pobreza extrema y vivió como un mendigo cuando era niño, logró el éxito convirtiéndose en millonario. Después de años en los negocios decidió vender todo, para dedicarse a ayudar a los niños más necesitados y vulnerables de su pais .

“Cuando tenía seis años, me desperté un día y descubrí que estaba solo, sin comida y nadie quien me apoye. Me convertí en un niño de la calle

Mully logró el éxito cuando comenzó a usar su viejo automóvil como taxi. Después de algún tiempo sacó un préstamo y compró una flota de carros y después autobuses.

“A veces es tan difícil para mí medir el nivel, pero puedo reconocer y decir que el Señor me ayudó a prosperar en el pequeño negocio que empecé”, .

“Cuando miro el pasado, veo la gracia de Dios y un buen plan para bendecir a muchos niños. Dios estaba planeando convertirme en un instrumento para el futuro”.

“Me vi en sus rostros, porque estaba tratando de esconderme. Nunca lo había compartido con nadie. No recuerdo haber compartido mi testimonio sobre mi pasado. Yo quería que la gente me viera como un hombre importante, con dinero y con muchas posesiones”, dijo.

La familia Mully comenzó a brindar ayuda a niños pobres de África, llegando a crecer y convertirse en la organización Mully Children’s Family, dedicada a la rehabilitación y ayuda a niños abandonados en África. Pero no ha sido facil

“Todo lo que hemos conseguido no fue fácil. Junto con mi esposa sufrimos el rechazo de nuestros amigos, que nunca quisieron escuchar nada sobre este proyecto. Pensaban que estaba loco”.

A pesar de las críticas de las personas que estaban a su alrededor, más de 13 mil niños lo llaman “papá Mully”, que se han convertido en médicos, ingenieros, científicos, profesores y abogados.

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *