Mujer ciega durante 13 años es sanada instantáneamente por la oración intercesora de su esposo.

Una revista médica publicó el caso de una mujer que estuvo ciega durante 13 años y que instantáneamente fue sanada por la oración de su esposo.

La revista Science Direct informa que la mujer fue declarada ciega en ambos ojos en 1972, cuando le diagnosticaron degeneración macular. Ella usó un bastón para moverse y también aprendió a leer Braille.

Entonces, sucedió algo sobrenatural. Su esposo hizo una oración intercesora por ella antes de irse a la cama una noche. Ella dijo que los dos comenzaron a llorar mientras él oraba.

Imagen ilustrativa tomada de Google imagen

“¡Oh Dios! Puedes restaurar (…) la visión esta noche, Señor. ¡Sé que puedes hacer esto! Y oro para que hagas eso esta noche”, oró el esposo.

Cuando terminó la oración, la mujer abrió los ojos y vio a su esposo arrodillado frente a ella. Ella dijo que era la primera vez que su visión era clara después de casi 13 años de ceguera, según Science Direct.

“Lo que la gente necesita entender es ‘Estaba ciega’, totalmente ciega y asistí a la Escuela para Ciegos. Leí Braille y caminé con un bastón blanco. Nunca había visto la cara de mi esposo o hija. Estaba ciega cuando mi esposo oró por mí, y luego de esa manera, ¡en un momento, después de años de oscuridad, pude ver perfectamente! Dijo la mujer. “¡Fue milagroso! La foto de mi hija estaba en el tocador. Podía ver cómo eran mi pequeña hija y mi esposo, podía ver el piso, los escalones. En segundos, mi vida cambió dramáticamente. ¡Pude ver, pude ver! “

La pareja no creía en los dones espirituales y nunca había oído hablar de alguien que recibiera curación milagrosa en la actualidad.

“Los únicos milagros  que conocíamos estaban en la Biblia”, dijo la mujer a los investigadores.

Pero la pareja y su iglesia dicen que la curación es un regalo de Dios.

El estudio de caso señala: “Hasta ahora, su visión ha permanecido intacta durante 47 años, con solo problemas oculares comunes relacionados con la edad desde la sanidad”.

Pueden ver el reporte completo en la revista científica Science Direct

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *