Pastor vuelve a la vida luego que una enfermera orara toda la noche por el: “Dios me escogió con un propósito”

 

Durante los últimos 26 años, el pastor Glen Berteau ha administrado una red de iglesias en California. Su vida siempre ha estado activa hasta que, el 25 de noviembre,  alrededor de las 5:45 pm, sufrió un paro cardíaco.

Glen y su esposa Deborah salían  de una  reunión de oración en su iglesia de The House, que realizan  todos los lunes. A su vez, los miembros hicieron una fiesta para celebrar los 67 años del Pastor.

Glen se fue al auto mientras yo  terminaba de conversar con alguien de la iglesia. Cundo me dirigí al auto pensé que mi esposo se hacía el dormido. “Glen le gusta bromear, así que creí que estaba jugando conmigo”, dijo Deborah a  AG News.

Deborah intentó despertar a su esposo,  pero él nunca  respondió. Deborah pudo ver a una enfermera con 25 años de experiencia, que también asista a la iglesia, que se acercaba  estacionamiento y decidió acercarse.

“Revisé su pulso; él no tenía pulso. Sabía que estaba muerto”, dijo  Penny Greaves, una enfermera con 25 años de experiencia.” Determinamos  que había pasado así dos o tres minutos. Actúe de inmediato”.

Penny Mientras estaba haciendo una reanimación cardiopulmonar y  indicó a los presentes que llamaran una ambulancia, una multitud de personas comenzando a entrar  en oración.

El pastor Glen Berteau sobrevivió a un paro cardíaco después de que la iglesia y las enfermeras se unieron en oración. (Foto: / Facebook)

“Por una fracción de segundo, todo se me salió de las manos”, dijo  Penny. “Miré hacia arriba mis ojos empezaron a llenarse de lagrimas y  respiré hondo. Levanté los brazos y dije: “¡Oh, Dios!” y respiré hondo, nunca vi algo así en mi carrera de enfermera.

Mientras Penny revivió a Glen, la gente continuó orando en voz alta. Las oraciones continuaron hasta que llamaron a la ambulancia y siguieron diciendo: la gente oraba en la iglesia, en la sala de espera, en la capilla del hospital y a través de las redes sociales.

Juan McKnight, enfermero asistente en el hospital de la ciudad de Modesto, se enteró del caso del pastor mientras revisaba Instagram. En las redes sociales, la solicitud del pastor Glen comenzó a extenderse.

McKnight comenzó a interceder por Glen y fue  a la UCI, donde un equipo de diez médicos lo ayudó. “No tenía nada que hacer en ese momento, así que me paré al lado de su habitación y comencé a orar”, dijo.

Durante la oración, McKnight comenzó a escribir versos en un cuaderno. “Vi sus signos vitales en el monitor, y cuando comenzaron a desaparecer, comencé a cantar la canción “Great Are You Lord” y le agradecí  a Dios cuando sus signos vitales volvieron a la normalidad”.

Finalmente Glen fue llevado a la habitación, y McKnight tomó los versos que había escrito  y los colocó por la habitación. Luego  en la sala de espera repartió más versos  para alentar a los presentes.

Para McKnight, Dios y las oraciones mantuvieron vivo a Glen. “Cada vez que pasaba por su habitación y durante la noche oraba por él”, revela.

Perspectiva médica

Según el Dr. Manuel Cang, Glen “murió clinicamente durante 40 minutos” y tenía pocas posibilidades de sobrevivir. “Viví un milagro”, recuerda el médico.

“Salió del coma inducido, como si nada hubiera pasado en el pasado cuando todo indicaba que debería tener un  daño cerebral. En el mundo real,  sus riñones no se hubieran  recuperado, pero yo soy cristiano y apoyo  la oración. Todos las secuelas, y efectos secundarios se han ido  eliminando  uno a uno y se está recuperando por completo “, informa el médico.

Cang luego agregó “no debería haber  estado aquí en Estados Unidos”: “Tenía  que haber estado en Filipinas para la boda de mi sobrino; pero  sientí que no quería ir, porque me sentía un poco cansado. Creo que fue la voluntad de Dios que debía  estar aquí para atender a  mi pastor. “

Cuando el  pastor fue hospitalizado, Deborah su esposa  asegura  que las oraciones no cesaron en la iglesia.

“Seguimos orando, y  cantando, adorando  mientras él estaba en cama”, dijo. “Literalmente tuvimos una reunión de oración de 24 horas durante una semana siempre alguien  oraba por  él”.

La recuperación de Glen fue milagrosa y está progresando a un ritmo mucho más allá de las expectativas de los médicos. El pastor cree que el propósito  de Dios en esta situación no es solo sanar, sino también traer avivamiento.

“Cuando no puedo decidir por qué Dios me eligió, no tengo respuesta… Pero mi fe está en un nivel diferente”, dice Glen. “No hay nada imposible para Dios

El pastor GlenBerteau y su esposa, Deborah, junto con la enfermera Penny Greaves (centro). (Foto: / Facebook)

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *