“Regla # 1, Nunca Apartes a Dios de Tu Corazón”…

 “Regla # 1, Nunca Apartes a Dios de Tu Corazón”… “Nunca se aparten de ti la misericordia y la verdad; Átalas a tu cuello, Escríbelas en la tabla de tu corazón; Proverbios 3:3.

Una de las cosas que da mayor satisfacción al ser humano; Es Sentirse Correspondido y Seguro de Algo o de Alguien, conseguir la seguridad de ser Aceptado e Identificado, despierta en nosotros sensaciones y sentimiento indescriptibles, las emociones fluyen de manera tal que solo queremos estar en el sitio deseado o atender a la persona  que despierta toda nuestra atención, se convierten en motor propulsor que estimula el accionar diario de la persona.

Comenzar Una Relación con Dios trae consigo; Reconocimiento, Arrepentimiento y Transformación, es importante empezar con el pie derecho como decían los abuelos, lo que comienza bien termina bien, es inevitable  reconocer que nuestra vida era desordenada y vacía.

 Por lo menos así me sentía, buscaba algo que ni yo mismo sabia describir, en oportunidades hacia culpable de mis malos momentos a las personas con que convivía o que formaban parte de mi entorno, era una máquina de producir dinero y pensaba que eso era suficiente para que todos me amaran.

Pero no sabía entender que realmente el vacío en mi Corazón era el resultado de mi ignorancia, mi relaciones con las personas que decía amar o formaban mi entorno eras muy superficial, no había profundidad ni intimidad, todo era vago y el único culpable era yo, no les conocía a profundidad, solo tenía una apreciación engañada conforme a mis necesidades o deseos, entre menos No recibiera consideraba que me amaban más.

 Cuan engañado estaba, solo cuando pude salir de la ignorancia doctrinal que me ato durante mucho tiempo a la religiosidad, conocí verdaderamente y entendí que convivir con Dios significa el Renacer en otro estilo de vida que nos impulsa a querer ser Obedientes y mejores cada día.

 Sólo así podremos alcanzar o tener a Dios en nuestro corazón y con ello la Felicidad deseada; “Y uno de ellos, intérprete de la ley, preguntó por tentarle, diciendo: Maestro, ¿cuál es el gran mandamiento en la ley? Jesús le dijo: Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con toda tu mente. Este es el primero y gran mandamiento.”  Mateo 22:35-38. Amén.

A…G.

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.