Una recomendación que nos hace la Biblia a humillarnos delante de nuestro Padre celestial.

 

Bendiciones, si abres la puerta de la irresponsabilidad le das una oportunidad al enemigo, de que siembre tentaciones disfrazadas de pensamiento, el enemigo es astuto, aborda  e invade nuestra Campo de Batalla (Mente) haciendo nacer la duda, nos presenta momento difíciles, nos hace divagar mentalmente logrando que desviemos nuestra atención, camino y  pensamientos de lo que Dios quiere para nosotros, no cuesta ver la Luz al final del túnel, pero Cristo Jesús nos dice en su Palabra:  “Estas cosas os he hablado para que en mí tengáis paz. En el mundo tendréis aflicción; pero confiad, yo he vencido al mundo.” Juan 16; 33.

No le permitas al enemigo trabajar en tu mente, no permita ni le des permiso de que acabe con tu vida, Todos Tenemos Momentos Difíciles pero no le demos cabida a la maldad.

A veces creemos que Dios no está o que nos olvidó,  con estos pensamientos solos alimentamos la naturaleza pecaminosa que puede haber en nosotros, en momentos como estos donde a diario nos perturban con noticias alarmantes de Virus o enfermedades es cuando más debemos reconocer la existencia de Dios. Hoy Te Invito: Es un día para buscar de Dios  y poner nuestra confianza en Él; ”En el día que temo, Yo en Ti Confío.” Salmo 56:3.

En el mundo no estamos exentos de enfermarnos, tener situaciones en nuestros trabajos, o situaciones adversas,  pero si confiamos en Jesucristo alcanzamos la paz, esa paz que sobrepasa todo entendimiento, la paz que el mundo no puede dar, ni puede quitar, la paz que sólo se consigue al entregar nuestra vida a Jesucristo.

El Señor dice “pero confiad yo he vencido al mundo”. Cuando dice “Yo” habla de Él mismo, de su testimonio, Él venció al mundo, Jesucristo habla de un mundo del cual dice estaba y que fue creado por Él, un mundo que ha querido impregnarnos de filosofías humanísticas que han quebrado la espiritualidad del hombre.

No importa en la situación que estemos, o los pecados que hemos cometido el señor nos dice a través de su palabra:

II Crónicas 7:13-15 (N.T.V)

 Puede ser que a veces yo cierre los cielos para que no llueva o mande langostas para que devoren las cosechas o envíe plagas entre ustedes; 14 pero si mi pueblo, que lleva mi nombre, se humilla y ora, busca mi rostro y se aparta de su conducta perversa, yo oiré desde el cielo, perdonaré sus pecados y restauraré su tierra. 15 Mis ojos estarán abiertos y mis oídos atentos a cada oración que se eleve en este lugar. II Crónicas 7:13-15 (N.T.V)

“Bendito el varón que confía en Jehová, y cuya confianza es Jehová. Porque será como el árbol plantado junto a las aguas, que junto a la corriente echará sus raíces, y no verá cuando viene el calor, sino que su hoja estará verde; y en el año de sequía no se fatigará, ni dejará de dar fruto.” Jeremías 7:7-8. Amén.

A…G.

6 comentarios

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.