“y al que sabe hacer lo bueno, y no lo hace, le es pecado. Santiago 4:17”.

“y al que sabe hacer lo bueno, y no lo hace, le es pecado. Santiago 4:17”.

Cuando Jesús está en el centro de nuestra vida, todo lo demás está en orden. Pero cuando nosotros tratamos de gobernar nuestras propias vidas, causamos o hacemos daño a nuestro entorno. El ego aflora interés controlado por el Yo y sin darnos cuenta causamos daños que nos alejan de Dios, Familiares y Amigos.

Desde el mismo momento en que nos hacemos conocedores de lo bueno y lo malo, perdemos nuestra inocencia y nace un inconveniente fundamental para todo ser humano, se le conoce como el aspecto Moral de la humanidad, la Moralidad tiene que ver con la; Honestidad, la Decencia, el Decoro, la Integridad y la Honorabilidad de la persona.

El no poder alcanzar o controlar estos aspecto nos hace vivir separados de Dios, sin embargo es su  Amor y Gracia por la Humanidad la que nos da la oportunidad de ser salvos, lo contrario nos separa de Dios y causa destrucción y dolor en nosotros y en nuestro entorno. Todos hemos fallado en algún momento ante la ley moral que dicta lo que es bueno y malo en el universo.  Dios es el origen de esta ley moral, y toda persona en toda nacion pueden sentirla en sus consciencias. El violar esta ley moral se llama “pecado.”  “Si decimos que no hemos pecado, le hacemos a él mentiroso, y su palabra no está en nosotros” 1era de Juan 1:10

El Pecado en el fondo es egoísmo, y el egoísmo nos lleva a ponernos a nosotros como el centro de la vida en lugar de poner a Dios. Ahora bien, Sin Dios difícilmente podamos actuar de buena manera, es imposible Amar a Nuestro Prójimo y mucho menos a Dios, El Pecado se Manifiesta en Actitudes, Palabras y Acciones, este último aspecto es el que mayor relevancia tiene en nosotros, accionar es actuar independiente como lo hagamos solo se diferencia de acciones buenas o malas. Muchos nos creemos buenas personas y sin darnos cuenta actuamos de forma contraria a los principios y deseo de Dios. El hacer lo malo culmina con la muerte espiritual de la persona por canto Dios es Puro y Justo, Dios no Cohabita con el pecado. “Porque la paga del pecado es muerte, más la dádiva de Dios es vida eterna en Cristo Jesús Señor nuestro”. Romano 6:23. Amen.

A…G.

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.