Historia de la bebé que nació viva, luego que ordenaran a un “aborto legal”

                     

Un nuevo caso de “bebé milagro” sacude a Bolivia… un suceso que esconde profundos dilemas, pero también esperanza. con 26 semanas de gestación fue sometida a una Interrupción Legal del Embarazo (ILE) en Bolivia, pero sobrevivió. De fondo una adolescente de 14 años, víctima de una violación, según trasciende a nivel local, que reveló el hecho a sus padres cuando empezó a notarse embarazada.

El tema, que esconde un profundo dilema en cuanto al sufrimiento de esta menor víctima de un crimen (cuyo autor ya está en manos de la justicia) genera fuerte impacto por estas horas en Bolivia y también la región –donde el avance de normativas vinculadas a la mujer y el aborto- suelen acaparar titulares y debates.

Pero es aquí donde aparece también la situación de esta otra víctima inocente, la bebé que luego del aval judicial –y tras idas y vueltas a nivel médico- fue sometida a la práctica del “aborto legal”, aunque con un desenlace poco esperado: lograr sobrevivir.

Efectivamente, el delicado caso acaparó la atención médica del centro hospitalario de la localidad de Santa Cruz debido a que cuando se le dio vía libre al procedimiento el estado de gestación ya era muy avanzado (no es frecuente hacer esta práctica en tal situación).

Esto provocó que cuando la adolescente fue atendida por primera vez –con 23 semanas de gestación-  “el desarrollo del embarazo era el adecuado”, recuerda El Deber. Fue ahí que los familiares informaron acerca del antecedente de violación y a las pocas semanas volvieron.

Sin embargo, el director médico de la maternidad, Federico Urquizo, informó a ese medio que los ginecólogos que tenían delante el caso presentaron “objeción de conciencia”, hecho que terminó dilatando en definitiva el procedimiento hasta la semana 26.

En el medio de todo esto, la madre adolescente, que no quería seguir adelante con el embarazo, y un cuadro de depresión.

Finalmente, se llevó a cabo el procedimiento a través del suministro de medicamentos con el objetivo de que expulse al feto, pero, tal cual habían advertido algunos integrantes de la junta médica, el bebé iba a sobrevivir por el avance del embarazo (los casos de ILE no se realizan mediante cirugía, sino a través de medicamentos).

Y esto fue lo que sucedió, el bebé sobrevivió, pesó un 1.1 kg y pese a tener que ingresar a cuidados intensivos con el correr de las horas se encontraba en mejor estado de salud, recuerda El Deber.

Según la normativa boliviana, cuando un embarazo es producto de una violación, por ejemplo, y pone en riesgo la vida y salud de la mujer (niña, adolescente, joven) se puede recurrir a la figura del “aborto legal”.

Pero en el caso de esta bebé, a quien se le aplicó tal procedimiento, nada salió tal cual estaba previsto, pues logró sobrevivir, algo que de inmediato llevó al centro hospitalario a tratarla y salvarla.

Una hermana de la madre la quiere cuidar

En tanto, mientras persiste la situación compleja y dramática de esta menor de 14, años, una luz de esperanza surge para la recién nacida.

Es ahí donde aparece la figura de una de las hermanas de la adolescente (que tiene seis hermanos), quien luego de reunirse con las autoridades del hospital y ver por primera vez a su sobrina “se comprometió a llevarle leche y pañales”, consigna El Deber.

“Yo recién la conocí, es chiquitita. Cuando se recupere, yo me la quiero quedar. No tengo ninguna hija, solo dos hijos varones”, explicó la hermana que si bien apoyó a su hermana durante el doloroso proceso ahora quiere cuidar a la bebé. fuente Aleteia.

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *