La radiación sigue en aumentó tras la explosión nuclear en una base militar rusa

A más datos, más preocupación. El goteo informativo en Rusia sobre la misteriosa explosión que provocó la muerte de cinco personas durante el ensayo la pasada semana de un misil en una remota base militar del mar Blanco ha alimentado aún más la inquietud después de que este martes se ordenase la evacuación de un pueblo cercano y el servicio meteorológico nacional informase de que los niveles de radiación en la ciudad de Severodvinsk —cercana a la base— aumentaron entre 4 y 16 veces tras la explosión. El accidente estuvo vinculado con pruebas de “nuevas armas”, según ha reconocido este lunes Moscú sin desvelar el carácter de las pruebas, que está bajo secreto de Estado.

“A las 12.00 hora de Moscú del 8 de agosto de 2019 en seis de ocho puntos de Severodvinsk se registró un aumento de la dosis de radiación gama de entre 4 y 16 veces en comparación con el nivel habitual para este territorio”, señala el comunicado difundido por el servicio meteorológico de Rusia en su página web. Inicialmente, el Ayuntamiento de Severodvinsk había anunciado un aumento de los niveles de radiación con el matiz de que duró poco y que no suponía peligro alguno para la población. La información fue borrada de su página web poco después ya que, según explicó más tarde, no correspondía a las autoridades civiles referirse al incidente, sino al Ministerio de Defensa. Y Alexéi Chernishov, subdirector del Centro Federal Nuclear ubicado en Sárov —la ciudad donde fueron sepultados con honores los cinco especialistas que perecieron durante la explosión— reconoció el lunes que la radiación había aumentado al doble en el polígono de Arjánsguelsk, pero aseguró que una hora después los niveles habían vuelto a la normalidad. Greenpeace sitúa el incremento en 20 veces los niveles normales.

y un peligro para los ecosistemas y los seres vivientes

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *