Los diez Salmos más poderosos y milagrosos de la Biblia para pedir por protección, milagros y bendiciones. (Vídeo)

 

Estamos viviendo momentos difíciles en nuestro planeta tierra, cada día se nos presentan dificultades económicas, problemas de salud, diferencias sentimentales y un sin número de cosas. Debemos estar confiados que Dios nos ha dejado en su palabra miles de promesas.  Estos son los diez salmos más poderosos y milagrosos de la Biblia para pedir por protección, milagros y bendición.

  • Salmos 23: Jehová es mi pastor; nada me faltará.

                        2 En lugares de delicados pastos me hará descansar;
Junto a aguas de reposo me pastoreará.

                           3  Confortará mi alma;
Me guiará por sendas de justicia por amor de su nombre

 

  • Salmos 121: Alzaré mis ojos a los montes; ¿De dónde vendrá mi socorro Mi socorro viene de Jehová,Que hizo los cielos yla tierra.
  • Salmos 25 A ti, oh Jehová, levantaré mi alma.Dios mío, en ti confío;
    No sea yo avergonzado, No se alegren de mí mis enemigos.

 

  • Salmos 93: Jehová reina; se vistió de magnificencia;
    Jehová se vistió, se ciñó de poder.
    Afirmó también el mundo, y no se moverá.Firme es tu trono desde entonces;
    Tú eres eternamente.

 

  • Salmos 145: Te exaltaré, mi Dios, mi Rey,
    Y bendeciré tu nombre eternamente y para siempre.Cada día te bendeciré, Y   alabaré tu nombre eternamente y para siempre

 

  • Salmos 28: A ti clamaré, oh Jehová.
    Roca mía, no te desentiendas de mí,
    Para que no sea yo, dejándome tú,
    Semejante a los que descienden al sepulcro.Oye la voz de mis ruegos cuando clamo a ti, cuando alzo mis manos hacia tu santo templo.

 

  • Salmos 62: En Dios solamente está acallada mi alma;
    De él viene mi salvación.El solamente es mi roca y mi salvación; Es mi refugio, no resbalaré mucho.
  • Salmos 51: Ten piedad de mí, oh Dios, conforme a tu misericordia;
    Conforme a la multitud de tus piedades borra mis rebeliones.Lávame más y más de mi maldad, Y límpiame de mi pecado.
  • Salmos 140: Líbrame, oh Jehová, del hombre malo;
    Guárdame de hombres violentos,Los cuales maquinan males en el corazón,
    Cada día urden contiendas.
  • Salmos 91: El que habita al abrigo del Altísimo
    Morará bajo la sombra del Omnipotente.  Diré yo a Jehová: Esperanza mía, y castillo mío;Mi Dios, en quien confiaré.

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *