Video:Evangelista agrede Salvajemente a un hombre que lo estaba molestando mientras predicaba.

Después de ver  y analizar este video, me gustaría dar mi opinión al respecto.  Con esto no digo que todos deben  estar de acuerdo conmigo, pero como ya saben tratamos de traer temas que puedan sacar a muchos de alguna confusión,  vivir engañados.

En el vídeo podemos apreciar un predicador quién realiza un evangelismo en una calle de su barrio, cuando de repente aparece un hombre en aparente estado de embriaguez o bajo los efectos de alguna droga, queriendo perturbar la paz del predicador, el hecho aparentemente fue en el país de Jamaica. Hay algunos puntos que queremos tocar sin la intención de criticar  al predicador. Podemos empezar basándonos en la palabra de Dios que nunca cuando vayamos a un evangelismo  no debemos andar solos, en el video se observa al predicador en compañía de dos menores de edad, pero sin ningún adulto que lo acompañe.   Jesús al enviar a sus discípulos a las diferentes aldeas los envió de dos en dos. Lucas 10:1-3 Después el Señor escogió a otros setenta y dos discípulos y los envió de dos en dos delante de él a todas las ciudades y los lugares que tenía pensado visitar. Y les dio las siguientes instrucciones: «La cosecha es grande, pero los obreros son pocos. Así que oren al Señor que está a cargo de la cosecha; pídanle que envíe más obreros a sus campos. Ahora vayan, y recuerden que los envío como ovejas en medio de lobos.

Fue una situación difícil la que encontró este predicador al ser agredido y visiblemente no controló sus impulsos ni su ira. Para ir al campo de batalla debemos estar preparados espiritualmente en ayuno y oración, saber que nuestra guerra no es carnal. 2 corintios 10:4-6 dice: porque las armas de nuestra milicia no son carnales, sino poderosas en Dios para la destrucción de fortalezas, derribando argumentos y toda altivez que se levanta contra el conocimiento de Dios, y llevando cautivo todo pensamiento a la obediencia a Cristo. La palabra también nos dice que no es con nuestra propia fuerza sino con el poder del Espíritu Santo, para eso necesitamos la unción para ejercer la autoridad que tiene la iglesia. No criticamos al predicador pero tenemos que hablar con la verdad para que otros no cometan el mismo error, debemos de actuar con amor y misericordia con las almas perdidas, es cierto hay que usar la autoridad pero eso es espiritual a través de la unción.

Aquí le dejamos el vídeo para que saquen sus propias conclusiones.

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.