el uso de celulares es un potente causante de tumores en niños

Un estudio del Consejo Nacional de Protección Radiológica de Gran Bretaña (NRPB por sus siglas en inglés) dirigido por sir William Stewart dijo que los niños menores de ocho años edad nunca deberían usar celulares.

Y los que están entre los nueve y los 14 años deben restringir su uso al mínimo y sustituir buena parte de las llamadas por el envío de mensajes de texto.

Las razones son muchas y son muy claras para Stewart “el cráneo de los niños no es suficientemente grueso, su sistema nervioso no está totalmente desarrollado y la radiación penetra con más fuerza en sus cerebros”.

Esta debe de ser una razón de fuerza mayor para que los padres de familia analicen que tan provechoso es comprar estos aparatos a sus hijos pequeños ya que los daños en su salud podrían afectarles negativamente a corto o largo plazo.

Según  la Universidad de Washington, Cuando usted usa un teléfono celular, su cabeza absorbe del 70 al 80 por ciento de la radiación emitida por la antena, y puede generar daños serios.

 

El creciente número de niños que utiliza celulares es preocupante, y los someterá durante muchos años a las radiaciones, sobre todo si realizan llamadas largas, todos o, casi todos los días.

Un estudio realizado por el instituto sueco Karolinska entre 750 personas, concluyó que el uso de celulares por más de diez años, aumenta cuatro veces el riesgo de tumores en los oídos.

A pasar que las compañías de telefonía móvil, criticaron la falta de evidencia definitiva de los estudios sobre los peligros para la salud, sacaron del mercado aparatos móviles que eran especiales para niños en Gran Bretaña.

El Parlamento Europeo dio a conocer un estudio que desalienta la fabricación de teléfonos celulares con especiales detalles para llamar la atención de los niños, como colores y juegos electrónicos, por entenderse que su uso produce daños neurológicos y afecta el desarrollo evolutivo y los resultados escolares de los niños hasta la preadolescencia.

El uso de celulares más que verse como una moda, debe limitarse y restringirse a una emergencia y los padres de familia deben tomar el control sobre los aparatos electrónicos que compran a sus hijos y sobre todo analizar el peligro que estos puedan ocasionarles.

 

 

 

 

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *