En tiempos de angustias y pruebas Dios nos da ánimo a través de su Palabra.

 

 “El ánimo del hombre soportará su enfermedad; Mas ¿quién soportará al ánimo angustiado?” Proverbios 18:14.              

Bendiciones, en momentos tan angustiantes como los que vivimos, esta palabra no lleva a reflexionar. El buen ánimo y el deseo de llevar una vida feliz, llena de gozo permite el desarrollo de un mejor estado inmunológico y por ende una mejor salud en la persona, está  demostrado Científicamente que las personas que se angustian menos tienen menor tendencia a enfermarse..

Pero la palabra de Dios nos llena de sus promesas el Salmos 91:14-16 (Ntv) dice: El Señor dice: «Rescataré a los que me aman;
protegeré a los que confían en mi nombre.
15 Cuando me llamen, yo les responderé;
estaré con ellos en medio de las dificultades.
Los rescataré y los honraré.
16 Los recompensaré con una larga vida
y les daré mi salvación».

No soy Profeta de desastres, solo quiero que analicemos los últimos acontecimientos, estamos viviendo días de mucho estrés emocional por causa de los últimos sucesos mundiales, agravados por causa de la pandemia del Covid-19. Al escudriñar  las sagradas  escrituras sabemos que estamos ante los dolores de parto que tanto se menciona pero que poco se entiende, la palabra nos anuncian que vienen días donde las manifestaciones físicas como; Temblores, Terremotos y Tsunamis y otras expresiones serán las noticias más resaltantes, aún por encima de los contagios y muertes del coronavirus.

Salmos 91:14-16 (NTV)

Hoy Te Invito; Busquemos la presencia de Dios y su Gracia en nosotros, aprendamos a confiar en las promesas del Padre, busquemos cumplir con los mandamientos, preceptos y normas dadas para una mejor convivencia y estilo de vida, y así sobrellevar en paz y armonía las malas noticias y penurias  que proféticamente están sonando y que de manera progresiva se han estado cumpliendo, anunciando que el sonar de las trompetas están pronto a acontecer. 

No dejemos que la inquietud, el miedo y el desespero nos embarguen menguando nuestras defensas al afectar negativamente el estado inmunológico y haciéndonos presa fácil. 

Hay poder en la palabras positivas y de bendición, anulemos toda la negatividad que pudiera revolotear dentro de nuestras almas asustadas y convirtamos el temor en gozo y alegría promoviendo un lenguaje coherente con la debida  apropiación de las promesas dadas por el creador para estos tiempos difíciles y de tribulación.

Entonces oí una gran voz en el cielo, que decía: Ahora ha venido la salvación, el poder, y el reino de nuestro Dios, y la autoridad de su Cristo; porque ha sido lanzado fuera el acusador de nuestros hermanos, el que los acusaba delante de nuestro Dios día y noche. Apocalipsis 12:10. Dicho y hecho está, yo lo creo y usted? DIOS NOS BENDIGA. Amén.

A…G.

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.