“Cercano está Dios a todos los que le invocan, A todos los que le invocan de corazón y de verdad.

“Cercano está Jehová a todos los que le invocan, A todos los que le invocan de veras. Cumplirá el deseo de los que le temen; Oirá asimismo el clamor de ellos, y los salvará”. Salmo 145: 18 -19

Hay cosas en la vida que parecieran “casi” inevitables o para las cuales no tenemos explicación al momento, el enemigo logra avanzar en nuestra mente (el campo de batalla) producto de cualquier acción que hagamos contraria a los Principios de Dios,  nos nubla con indecisiones e incertidumbres haciendo tambalear nuestra Fe, al extremo que parecen arrastrarnos a un estado insuperable para el hombre.

Salmos 145:18-19

Ciertamente es así, si no contáramos con la intervención y apoyo de nuestro Creador, difícilmente pudiéramos superar la prueba y proseguir adelante, Él es quien nos Fortalece, es nuestro Padre en la manifestación del Espíritu Santo quien actúa en favor nuestro, pero para que se dé es necesario que le busquemos y Adoremos en Espíritu y en Verdad.

Ahora bien; como se si en verdad estoy cercano a mi creador?, A mi entender lo básico y primordial es establecer una Relación Comunión que me permita conocer a mi Padre Creador, solo por medio de la relación fundamentada en la constante comunicación puedo incrementar mi nivel de comunión, y  Superar las adversidades. Es necesario que nos esforcemos por cumplir a cabalidad los estatutos del Señor.

El Padre Creador nos dice:  “Claman los justos, y Jehová oye, Y los libra de todas sus angustias. Cercano está Jehová a los quebrantados de corazón; Y salva a los contritos de espíritu.” Salmo 34:17 -18.

Que  Grandioso y Majestuoso es  saber  que  Él está cerca de nosotros para ayudarnos, darnos ánimo y fortaleza como a Abraham, David, Moisés, Noé o Daniel entre otros grandes hombres que pudieron y sintieron la presencia de Dios en y al lado de ellos.

Sea cual sea la situación, hoy  es un buen día para clamar  a  Dios y  meditar en su palabra.  Si  estamos  pasando  por  situaciones   difíciles,  de  aflicción,   quebranto  o  dolor,  humillémonos  delante  de Dios,  porque ahí recibiremos  el  poder y  la  fortaleza  para seguir luchando. Amén

A…G.

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.