En vez de comida, anciano pide una Biblia Nueva.

En vez de comida, anciano pide una Biblia Nueva: Albert Einstein reafirmo lo descrito en las Santas Escrituras; “La crisis es la mejor bendición que puede sucederle al hombre”  el Coronavirus (Covid-19) no es la excepción…

La dificultad genera en el hombre (Hombre y Mujer) la consecuente necesidad de reflexionar en toda y cada una de las cosas que acontecen a su alrededor, la crisis hace que las personas sean más creativas y emprendedoras, que busquen tomar el pulso del futuro individual y colectivo:

“Es en la crisis donde nace la inventiva, los descubrimientos y las grandes estrategias” “Quien supera la crisis se supera a sí mismo sin quedar superado…”  “Es en la crisis donde aflora lo mejor de cada uno, porque sin crisis todo viento es caricia”. Ahora bien, en el sentido Espiritual todo parece indicar que para que alguien pueda ser Bendecido en Tiempo de Crisis necesariamente requiere tener “Fe”.

Recientemente un anciano Filipino conmovió los corazones de un grupo misioneros Cristianos, quienes cumpliendo con el Ministerio y Obra a la cual pertenecen se encontraban llevando ayuda en una población, el anciano en vez de recibir las donaciones que se entregan (comida, ropa, medicinas, máscaras, etc.)

pidió una Biblia nueva, pareciera extraño e incomprensible y hasta motivo de burla en sus coterráneos.

Sin embargo, la pregunta es; ¿Porque una Biblia en vez de las otras donaciones?…

Todo parece indicar que en estos momentos de difícil situación y de devastación humana la Espiritualidad ha alcanzado limite inimaginable en otros tiempos,

las personas depositan su “Fe” en quien o en donde ven la Esperanza de Sobrevivir o alcanzar el propósito deseado, la Iglesia Cristiana Evangélica no se ha quedado atrás y en sus diferentes representaciones.

Anciano pide una Biblia Nueva.

 vienen haciendo un trabajo paulatino que ha dado frutos llevando y enseñando las Santas Escrituras en los sitios más recónditos de la tierra, lento,

 pero a paso agigantado van en pro de ayudar a las personas más necesitadas en el tema terrenal o espiritual,

de la noche a la mañana pareciera ser la herramienta predilecta de la de salvación para millones de personas.

El anciano conmovió los corazones de los misioneros y de personas en las redes sociales que se sorprendieron cuando conocieron que en vez de pedir alimentos pidió una Biblia nueva,

“Señorita, ¿tiene una Biblia nueva? ¿Puedo tener una?” Alguien alerto; “aquí está este hombre”, que está buscando un reemplazo para su Biblia desgastada.

 Mientras el resto de sus vecinos se dedicaban a recibir la Bendición.

Este Filipino no es el único que pide a gritos una Biblia, hoy día son millones las personas o familias que se han refugiado en las Santas Escrituras,

 Son miles los testimonios de personas que afirman que después de conocer la Sagradas Escrituras su Vida cambio para bien, que fueron sanados de alguna enfermedad o tienen testimonio de alguna situación sobrenatural en la se vieron involucrados.

Cada vez son más las personas que han idos dándole un giro a su vida y que ven como alternativa principal su: “Relación – Comunión con Dios.

Todo parece indicar que: “DIOS Habla en Tiempo de Crisis y la forma más fácil de entenderlo es Escudriñando la Santas Escrituras”.

Él sabe todo lo que está pasando en nuestro mundo. También sabe lo que ha de venir. Él lo ha orquestado todo para que se cumplan sus propósitos eternos de redención, y para glorificarse a Sí mismo.

Por medio de su Palabra Dios nos permite reordenar nuestra vida y por ende nuestras prioridades.

Las crisis brindan al pueblo de Dios la oportunidad de florecer espiritualmente y de guiar a otros a Cristo Jesús. Así que todo parece indicar que el filipino actuó sabiamente, tener las Sagradas Escrituras en las manos le daba un mundo de posibilidades en la Relación con Dios…

“Porque la palabra de Dios es viva y eficaz, y más cortante que toda espada de dos filos; y penetra hasta partir el alma y el espíritu, las coyunturas y los tuétanos, y discierne los pensamientos y las intenciones del corazón“. Hebreos 4:12… “Es, pues, la fe la certeza de lo que se espera, la convicción de lo que no se ve”

Un comentario

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *