¿Por qué el faraón no pudo acabar con Moisés?

”28 Y le dijo Faraón: Retírate de mí; guárdate que no veas más mi rostro, porque en cualquier día que vieres mi rostro, morirás”.

Éxodo 10: 28… ¿Pero por qué el Faraón no pudo acabar con Moisés?…

Hacer esta pregunta implica escudriñar las Santas Escrituras y aceptar la Espiritualidad como fuente de Creación y Vida para la humanidad, la respuesta pareciera fácil:

“Ese no era el Propósito de Dios” ¿Qué nos hace pensar esto?

Para entender lo anterior debemos escudriñar las Santas Escrituras,

específicamente en el libro de Éxodo, allí encontramos el relato Bíblico relacionado a estos dos personajes de la Historia Humana,

en ese libro nos encontramos con una serie de argumentos relacionados a la vida de Moisés y Faraón que nos hacen entender que desde antes que nacieron ya Dios había entrelazados sus caminos y uno al otro servirían a un propósito mayor,

ambos tendrían responsabilidad directa para con el pueblo de Dios como había sucedido con sus antepasados.

¿Cómo nació Moisés y cual era su historia?

Moisés nacido de la relación de dos personas de la tribu de Levis (Jocabed su Madre y Amran su Padre)

 residenciados bajo la tutela del pueblo Egipcio, por su parte Faraón era de la nueva generación, era el nuevo rey de Egipto y en él no estaban los pormenores que hubieron entre sus ascendencias y los antepasados de Moisés,

Faraón no pudo acabar con Moisés

pero lo que si se entiende desde un principio es que ambos había sido escogidos por Dios para que en ellos se viera su Gloria.

A los Tres (03) meses de edad, Moisés hubo de ser desprendido del Amor materno de su Madre para resguardar su vida y así evitar el cumplimiento del plan estratégico por parte de Faraón para disminuir en cantidad los Hombres y debilitar al pueblo Dios.

Faraón y sus consejeros consideraban que era la manera más práctica para disminuir el Crecimiento agigantado que se venía suscitando en el pueblo de Dios,

 por lo que dieron instrucciones a las parteras que asistían a las mujeres del pueblo de Israel,

“todo varón nacido había de ser muerto según ordeno faraón, solo las mujeres serian dejadas vivas”.

 Parecía una muerte inminente para Moisés, sin embargo una vez más;

“Se cumpliría la Voluntad de Dios y no la del hombre” El Señor nos recuerda en Isaías 55:8 “Porque mis pensamientos no son vuestros pensamientos, ni vuestros caminos mis caminos, dijo Jehová”.

Moisés fue lanzado al rio en una arquilla por su madre (Jocabed) mientras su hermana observaba a distancia el porvenir incierto para su hermano, pero los planes del Creador de la humanidad favorecerían a Moisés,

nadie se imaginaba que la hija de Faraón descendería al río, y paseándose sus doncellas por la ribera verían la arquilla y que de manera inmediata la hija de Faraón enviaría una criada suya a que la tomase, encontrando en su interior un niño que lloraba. Teniendo compasión de él, preguntó:

 ¿De los niños de los hebreos es éste? La hermana de Moisés que se mantenía cerca sugirió a la hija de Faraón:

Algo interesante de esta historia que hicieron cumplir los planes de Dios.

 llamar una nodriza de las hebreas, para que criara al niño? Accediendo la hija de Faraón respondió:

 Ve Lo que tampoco se podía imaginar era que la nodriza llamada a criar al niño era su propia Madre.

 La hija de Faraón instruyo a la mujer: Lleva a este niño y críamelo, y yo te lo pagaré.

 La mujer tomó al niño y lo crio, ya crecido el niño, ella lo trajo a la hija de Faraón, la cual lo adoptó, y le puso por nombre Moisés, diciendo:

Porque de las aguas lo saqué. Lo sucedido nos muestra la mano del Señor y cómo Él intervino en la situación.

El giro real de aquellos acontecimientos demuestra cómo actúa Dios a favor del Cumplimiento de su Propósito Final.

Moisés convivió 40 años al lado de la familia de Faraón, recibiendo educación tan igual que cualquiera de su miembro, todo parecía indicar que Moisés seria parte de la realeza Egipcia, sin embargo otros eran los planes de Dios.

Lo que en verdad nadie podía prever es que Dios utilizaría a Faraón para darle un sitio donde vivir  y alimentación a su pueblo, mientras que Moisés tendría sobre sus hombros la responsabilidad de:

“Liderizar la Liberación y Salida del Pueblo de Dios de la manos de Faraón” Es a Moisés a quien

el Señor Jehová Padre Creador da la Responsabilidad de; “Recibir las Tablas con los Mandamientos”, es a Moisés conjuntamente con su Hermano Aron a quienes corresponde guiar el pueblo de Dios por el Desierto durante 40 años hasta llegar a la Tierra Prometida.

En este sentido, la vida de Moisés y Faraón nos muestran como Dios va encajando cada circunstancia de nuestra vida en el o los propósito que tiene para cada uno de nosotros.

El Señor nos ayuda a comprender el significado de nuestra propia existencia.

En este resumen develamos que Dios tiene un propósito para ti y uno para mí, que a pesar de parecer independientes uno del otro pudiera estar entrelazados entre sí para Gloria de su Santo Nombre.

A la luz de su trayectoria y relación con Dios, Moisés fue descubriendo el propósito de su existencia y el significado de su misión en esta vida, “Indudablemente No Estaba en Manos de Faraón poder Quitarle la Vida a Moisés, La Gloria y Gracia de Dios le Arropaba”. Amén.

Un comentario

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *